Nuestro correo

marujasaceleras@gmail.com

jueves, 12 de noviembre de 2015

XXXIII MARATON DE ATHENAS


Hola amig@s, ¡¡cuanto tiempo sin pasar por aquí!!, pero es que tampoco he hecho nada interesante en cuanto a carreras, y después de la caída y rotura de hombro el día 5 de septiembre ésta es la primera que hago con dorsal, y como ésta sí es especial, pues voy a escribir crónica.
Lo de especial es porque la hice en Atenas (Grecia), un poco lejos sí, pero “mi Alberto” llevaba tiempo queriendo hacer la maratón original, o sea, desde Maratón a Atenas, que aunque no es la más antigua, sí dicen que es el camino que recorrió aquél Filipides, que no veas pobrecillo que le podían haber dejado un caballo o una carreta, pero bueno ésa es la historia. El caso es que el viernes marchamos camino de tierras Helenas, llegamos por la tarde y como allí no han cambiado la hora y está muy al Este, a las cinco ya es de noche, y como donde se entregaban los dorsales estaba un poco lejos decidimos dejarlo para el día siguiente, el sábado nos levantamos tempranito y fuimos a trotar un poco cerca del hotel, desayunamos y nos fuimos a la aventura de recoger los dorsales que estaba lejos de narices, primero metro y luego tranvía, y eso que llevábamos el nombre del pabellón que creo era un estadio, pero cuando ya creímos que tendríamos que coger un taxi para que nos llevara en la parada del último tranvía preguntamos a una pareja que eran de allí y también iban a recoger dorsales “Aleluya” los Dioses nos fueron propicios, al poco llegaron algunos incautos más como nosotros y formamos una pequeña “pandilla” todos detrás de éstos chicos. Tengo que decir que los corredores teníamos gratuito todo el transporte durante cinco días en la ciudad, metro, tranvía y autobuses, la verdad un puntazo, nos dieron una tarjeta y con eso nos pudimos mover sin ningún problema.
Yo hice 10 km.  Saliendo de la famosa plaza de Syntagma y con un recorrido de una vuelta llegábamos hasta el estadio Panetinaicos que no está muy lejos de la Plaza, yo salí a las 9:45 y los que hicieron 5 km. 
Una hora antes, y entre las dos carreras hubo unos 15.000 corredores aprox. Tampoco había tiempo de llegada, hasta que terminara el maratón tenías tiempo de llegar tú, así que mucha gente lo hizo andando. Yo lo pasé muy bien, pero no pude hablar con nadie porque la mayoría a mi alrededor eran Griegos, pero disfruté de la carrera y del tiempo estupendo que nos hizo, la llegada al estadio fue muy emocionante, había cantidad de gente aplaudiendo y música y mucho ambiente de fiesta, cuando terminé (medalla y todo) al hotel y luego vuelta otra vez a esperar al chico, que también la terminó muy bien, él tuvo más suerte que yo con los corredores pues se enganchó a dos chicas toledanas y luego también con un vasco y fue más entretenido. El sábado después de recoger dorsales nos fuimos derechos a ver la Acrópolis, el Partenón y todas las piedras que por allí habían, están rehabilitando la mayoría de los monumentos, pero la ciudad está un poco “descuidada” se nota que están peor que nosotros, mucho indigente, las calles y edificios muy descuidados, eso sí, la gente muy amable y servicial, menos mal que tienen el detalle de poner el nombre de las calles a parte de con su idioma con caracteres latinos también, si no, todavía estaríamos por allí dando vueltas, jeje, pude practicar un poco mi escaso inglés que la verdad viene muy bien para estos sitios.

Conclusión, un buen viaje, una buena carrera y una bonita experiencia, solo aprendí una palabra: Kaliméra que significa buenos días, bueno esto es todo por ahora, seguramente la semana que viene más.
Bsos

2 comentarios:

SANTIAGO HITOS OLIVERA dijo...

Hola Maite me alegro muchisimo de que ya estes recuperada y estes otra vez en la palestra de las carreras veo que lo pasasteis bien que es de lo que se trata y que disfrutaras de esa carrera con esa llegada en el estadio magico de Atenas.
Un fuerte abrazo y nos vemos en la proxima.
Santiago

paco dijo...

Acompañante de lujo, que suerte tienen algunos, interprete, fotografo, corredora, que mas se puede pedir jeje. Un saludico.