Nuestro correo

marujasaceleras@gmail.com

martes, 9 de enero de 2018

MaruSendas: La Losa y Peligros

Hola amigos, hace casi dos años, diría yo, que han ido apareciendo por el término municipal de Elche marcas de señalización (ya sabéis, franjas blancas-amarillas y postes de madera) de lo que parece ser  senderos de pequeño recorrido.
Han ido apareciendo "sin ruido", poco a poco y por rutas que habitualmente utilizamos para andar, correr o ir en BTT, como queriendo reconocer un espacio natural donde practicar deporte y de esta manera asegurar su conservación y mantenimiento.
Pero no termina de cuajar el proyecto, ahí están, pero que yo sepa sin mapa de recorrido, sin el numerico al que estamos acostumbrados, sin publicidad, sin... vamos, como si no existiesen.
Este domingo pasado, nos reunimos un buen grupo de sende-anda-corredores y realizamos una ruta de 14km y 850m de desnivel acumulado siguiendo algunas de estas señalizaciones.
Comenzamos en el Barranco de San Antón y recorrimos la Sierra de la Losa y la Sierra de Peligros, en total, cerca de 4h. Veremos a ver en que acaba este proyecto.

 

viernes, 5 de enero de 2018

Transilicitana '18, 2º tramo

Hola amigos, ayer realizamos un nuevo entrenamiento sobre el trazado de la Transilicitana que, como sabéis, es una prueba de resistencia que consiste en recorrer 104km en menos de 24h.
Hay bastantes modificaciones con respecto al año pasado, en la entrada anterior ya os comenté que no se pasaba por Serra Llarga, en su lugar se baja por el Barranco del Grifo, para salir junto a la estación de mercancías de RENFE y de allí, al Barranco de San Antón km 25 y, ahí nos quedamos.
Barranco de San Antón, en este caso de "ida", por aquí se vuelve a pasar a la "vuelta", la mayoría de nosotros los haremos de noche. Se pasa la N-340 por el "túnel" que se ve al fondo, en el anterior recorrido se hacía por el paso elevado a la salida del polígono de Torrellano.
Si ya habéis hecho esta prueba, os sonará este asador. Este año lo vemos dos veces.
Por una vía de servicio buscamos el tercer Canal del Trasvase, parte de ese canal es de ida y vuelta. No me he puesto a calcular pero es posible que se "saluden" el primero y el último en ese tramo.
Si nos dejan pasar, por ese canal, llegaremos a un desvío a la derecha que nos llevará al Camino de los Quiles, allí está la casa del "cafelito", este año comemos allí.
Seguimos por el mismo recorrido que otros años hasta llegar al El Alted, allí en lugar de girar a la derecha para ir por el arcén de la carretera, seguimos recto por el casco urbano.
Y ya estamos en el polideportivo, a partir de aquí, ya no hay ninguna modificación y el recorrido es el mismo que en ediciones pasadas.
Por la playa se hacen apróximadamente 1500m y, a mi personalmente, es un tramo que me gusta bastante. Por la primera pasarela de madera se abandona la playa y seguimos por el paseo.
En el Clot, giramos a derechas y seguimos la pista hasta encontrar el paso sobre la N-332, en este año sólo pasamos una vez por allí, antes era de ida y vuelta.
Enseguida encontramos el Cementerio de El Alted, se supone que es el km49 y allí estará vuestra mochila, si la habéis entregado previamente a la Organización. Antes he dicho que se supone que es el km 49, en el propio track de la Organización este punto es el km 52.
Y por no alargar más esta entrada y, ya que no hay ninguna modificación a partir de ahora, lo dejamos aquí.
El final de nuestro entrenamiento es el Charly, km 65,5 aunque en el track es el 69. Así que me da a mí que este año son 108km los que tendrá esta prueba.
Posiblemente antes de 15 días haremos el tramo que falta, ya os contaremos.

Enlace al álbum de fotos


martes, 26 de diciembre de 2017

Transilicitana 2018

Hola amigos, pues ya estamos en el lío otra vez, falta menos de tres meses y es cuestión de sacar la mochila a pasear. Hoy entrenamiento sobre el recorrido de la Transilicitana, en total 30km, 26 de ellos Transilicitanos.
Iniciamos la ruta en el Paseo de la Estación, punto de salida de esta prueba que, como sabéis, consiste en realizar 104km en un máximo de 24h, el sol nos saludaba en el Puente del Bimilinario.
Por el carril bici llegamos a la carretera que nos lleva al Pantano de Elche.
El año pasado se alteró el recorrido a última hora, debido a unas colmenas de abejas que dieron más de un susto. Este año, las colmenas están más alejadas de la senda y, la vista de la presa del pantano bien vale recuperar el antiguo recorrido.
Rodeamos la sierra del Castellar y nos dirigimos al Racó de la Morera, allí se encuentran algunas de las canteras donde se extraían las piedras que se utilizaron en la construcción del "antiguo Elche"
Un paraje singular es el Cau y sus esculturas talladas en la piedra.
La subida al Tabaiá, una de las dos "tachuelas" de esta prueba, 400m separan su antenica del nivel del mar.
Desde el Tabaiá, la sierra de Fontcalent al fondo.
Por la senda del Sit, buscando la autovía del Camino de Castilla.
Paso por debajo de la autovía.
Un poco después tenemos la novedad de esta edición, no se sube Serra Llarga y, por lo tanto, no pasamos por el Polígono de Torrellano. Este año, la prueba puede ganar en "velocidad", es mucho más "corrible" y tiene menos desnivel acumulado.
Seguimos el Camí de Santa Ana, al costadico del vertedero de basuras de la Sierra de los Cremats y un poco antes del "acueducto" recién reconstruido bajamos al Barranco del Grifo.
Seguimos el barranco sorteando algún que otro tubico del Canal del Taibilla.

Y ya estamos en la cuesta de Oliva, en el Barranco de San Antón.
Aquí finalizamos el entrenamiento de la "primera parte" de la Transilicitana, uno de estos días, realizaremos la segunda hasta Arenales del Sol y vuelta.

domingo, 26 de noviembre de 2017

AMACMEC

Este domingo se ha celebrado una nueva edición de la Marcha y Carrera contra el cancer de mama a favor de AMACMEC, con el lema "Mucho por vivir" y, como no, Marujas Acelerás ha participado en ella.
El año pasado, Mª del Mar nos contó como la había vivido, lo hizo tan bien que me permito "copiarlo" de nuevo: 

La vida, dicen, es corta… pero es larga. Larga en el sentido de que da tiempo a que te ocurran cosas muy chulas y otras no tanto, como que te diagnostiquen un cáncer de mama  y se derrumbe todo a tu alrededor.

El proceso es duro,  y todos,  más cerca o más lejos, lo hemos vivido a través de una hermana, una madre, una compañera… En mi caso, fue mi mejor amiga con tan sólo 30 añitos y a partir de ahí todo lo que pudiera hacer, era poco. Así es que creo que por este motivo esta carrera tiene tanto poder de convocatoria y la gente se vuelca.


Se apuntan las abuelas, los  niños con sus padres,  los solteros con perros con lazos rosas, las vecinas... Elche es una fiesta del rosa, y así pasa años tras año.

El domingo no fue una excepción, y desde primera hora el paseo de la Estación estaba abarrotado.  A las 9.30 nos hicimos la foto de rigor de Marujas. Más tarde me la hice con mi amiga y su familia y de ahí salimos “escopetás” para la salida, que fue preciosa con globos rosas volando y todo. 


Y bueno, el premio de todo esto es siempre el mismo: llegar a la meta juntas, felices del esfuerzo y tener motivaciones por las que seguir corriendo, que en mi caso no son otras, más que comprobar que somos capaces de alcanzar metas, que antes eran inalcanzables, sentir el corazón a tope, el aire en la cara, la sensación de estar vivas y con ganas de que nos pasen cosas chulas en la vida, y otras no tan chulas que nos hacen más fuertes y nos ayudan  a tener más empatía con los demás y a ser más solidarios.

Feliz semana a todos

María del Mar Ibarra 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Maratón Valencia


Hola a tod@s.

Después de tres meses de entrenamientos, tropecientos kilómetros en las piernas, tres kilos menos, un constipado de narices y problemas en el talón del pie derecho, que me tuvo casi dos semanas en dique seco, llegó el momento de disfrutar de mi regalo de Reyes de este año. Y como estuvieron esplendidos también dejaron este regalo en las zapatillas de mis compis Luisa, Espe, Conchi, Alfonso, Encarni y su afectado Fran y Fina Mari, que debutaba en la distancia.

Así que el sábado 18, por la mañana, nos desplazamos hasta Valencia, unos en coche otros en tren. Maite y Alberto llegaron por la tarde. Nos fuimos directos a recoger los dorsales, la bolsa del corredor, muy completa ¡¡¡camiseta de mi talla!!.
Y ya que estábamos por allí decidimos quedarnos a comer la paella que había preparado la organización ¡qué no estaba nada mal!. Ya por la tarde nos fuimos de paseo por el centro de Valencia, seguimos con la costumbre de hacer un maratón antes del maratón, así nos va luego.

Y llega el día de autos, nosotros tenemos el hotel a menos de 15 minutos de la salida, no lo tomamos con tranquilidad y llegamos a la zona sobrados de tiempo. Tengo que ir a buscar un aseo, los nervios de última hora, le digo al Jefe que me espere un momento, encuentro uno y tengo una experiencia muy desagradable con una señora, esto hace que me retrase en ir a buscar al Jefe.
Llegamos a la salida cuando empiezan a salir los primeros, no conseguimos llegar a nuestro cajón, el de más de 4 horas, por la cantidad de gente que trata de entrar, hasta tal punto que tienen que abrir un paso intermedio y nos vemos arrastrados por la marea humana, salimos delante de nuestros compañeros. Nos ponemos en marcha andando hasta cruzar el arco de salida. Cuando lo hacemos pongo en marcha mi reloj, mi cabeza en función lolailo y mis piernas en ritmo de acabar entre 4:30 y 5:00 horas. Y por supuesto de disfrutar lo máximo posible y quitarme la espinita del fracaso de Castellón.
Eso hacemos, vamos a ritmo controlado, compartimos un ratito con Santiago Hitos, un crack que me cuenta que ya lleva 19 maratones y todavía no se ha acabado el año. A medida que van cayendo kilómetros me voy encontrado mejor, voy saludando, bailando, cantando y posando en las foticos que me hace el Jefe. El ambiente en Valencia es de fiesta, la gente no para de animar y muchas veces te llevan en volandas.

En una avenida de doble sentido, veo a mis compis, pienso que ya mismo me van a coger. Nos pasa Alberto elSombrilla y después Conchi, le digo que siga que va muy bien que nos vemos en meta.
Llega Encarni, con ella compartiría más quilómetros. Seguimos, voy tan bien que animo a los corredores que paso y aprovecho para hacer nuevos amig@s.

Llegamos al 32, me da un subidón, me hago fotico, me pongo a bailar con una de las muchas batucadas que había en el recorrido.

Cuando veo caras conocidas, me paro a saludarlos, somos muchos los ilicitamos en el maratón.

En el 40, mi cabeza y mis piernas me siguen respondiendo. En el 41 veo a los amigos de Km@Km, me alegra mucho volver a verlos, sobre todo a esta altura de la carrera. 

Tomamos la entrada a la Ciudad de las Ciencias, ya oigo el ruido de fondo y veo la llegada sobre el lago, me  digo ya está ya la tenemos. Y ya lo creo que lo teníamos, llegamos el Jefe y yo a meta en 4:39, con la sensación del objetivo conseguido y contenta con el resultado. Qué posiblemente hubiese podido ser mejor el crono, quizás, pero igual no me lo habría pasado tan bien.

Al pasar la meta nos estaba esperando Conchitina, enseguida llegaría Encarni y luego el resto de mis compis, a las que fuimos recibiendo con una coreo improvisada. Al salir del recinto, nos paró un fotógrafo para decirnos que nos había hecho fotos bailando, le tuvo que resultar curioso.

Y hasta aquí lo que ha dado el maratón de Valencia.

Para mi ha sido el maratón de los sentimientos encontrados, lo empecé llorando, se me fue la bola e hice la cabra durante el recorrido y terminé llorando de emoción de la mano de la persona más importante de mi vida.

¡¡¡Y como no, enhorabuena a tod@s los que han participado, de una manera u otra en esta magnífica maratón!!!

Hasta la próxima amig@s

Enlace al publireportaje