Nuestro correo

marujasaceleras@gmail.com

martes, 21 de febrero de 2017

Maratón de Castellón



Sevilla y Castellón, dos grandes maratones y en ambos este nuestro Cluss participó, así nos lo cuenta Ángela LaPresi:
Este reto empezó como lo hacen muchos en este Nuestro Cluss, una cena veraniega con los amigos, un par de gin tonic y te ves firmando un servicontrato para el Maratón de Castellón.  Creo que me deben varias cervezas.
Por tanto nada más acabar las comilonas navideñas, tocaba empezar con los entrenamientos específicos para este reto.  Creo que por primera vez he podido completarlos sin ningún problema, aunque han sido muchos kilómetros, muchos días y algunos entrenamientos en soledad.
Llega el día tan esperado, voy a la línea de salida. Llego con los deberes hechos, eso no quita para que llegue con nervios y atacá. Es la primera vez  que me enfrento a esta distancia sin la compañía del  Jefe, hoy no podrá decirme “echa el freno polvorilla”. Aunque me va a ir haciendo el seguimiento y sé que lo voy a poder ver durante el recorrido.
Busco y localizo a Maite, ella hace el 10k y a Alberto, estoy un ratito con ellos. Dan la salida, el corazón me va a mil, trato de tranquilizarme, paso el globo de las 4:30, lo lleva mi amiga Mª José, le digo que voy hacer lo posible para que no me pille.
En seguida me pongo a 6:00, es el ritmo que he estado entrenando y voy muy cómoda. Veo una chica que va sola, como  vamos adelantando una a la otra, le digo que ya que vamos al mismo ritmo es mejor que nos acompañemos mutuamente. Pasan los kilómetros, a veces vamos hablando otras vamos escuchando música. 
En las avenidas de doble sentido, cuando veo a Alberto, Santiago Hitos y Manolo Rico nos damos ánimos. Todo va bien, pasamos la media maratón, que está en el Grao en 2:06. Después viene la parte más dura, la subida de nuevo a Castellón, aquí tengo que hacer una “parada técnica” le digo a mi compañera que no se pare, que continúe que a ese ritmo acaba el maratón por debajo de 4:15.
Yo me espero al globo de ese tiempo, voy un buen rato con ellos. En el 25 vuelvo a ver al Jefe, aquí mi pierna izquierda ha empezado a dolerme, me ha fallado dos veces, se lo cuento y le digo que voy a intentar probar hasta el 28, a ver cómo va. Pero va fatal, el dolor se hace insoportable, me falla varias veces más, pierdo la fuerza en ella. Analizo la situación, me faltaría 14 km hasta meta, pienso que no merece la pena sufrir tanto, si me quedaran menos de 5 me puedo plantear acabar aunque sea andando.
Pero seguir puede ser una inconsciencia y me puedo hacer una lesión grave, como me pasó hace dos años.  Total que cuando vuelvo a ver al jefe pasado el 28 tomo la decisión de retirarme.  Se lo digo entre lloros, tengo la sensación de haber fracasado y de haber mandando todo el trabajo a “tomar viento a la farola”.  Me quito el dorsal y después de ver pasar a Alberto, nos vamos, yo cojeando de regreso al hotel. Después de una buena ducha, se me medio pasó el disgusto, pero si algo tengo claro que fue la mejor decisión que pude tomar. Aunque me diera mucha pena, ya que le ambiente era genial, todo el mundo en la calle, muchísima animación, los voluntarios animando sin parar. Esta era la cuarta vez que iba  y creo que tengo que volver a quitarme la espinita.

3 comentarios:

Senén dijo...

No te quepa la menor duda que tomaste la decisión acertada. Con 14 kms todavía por delante tenías todas las papeletas para romperte del todo y encima no acabar. Una retirada a tiempo es una victoria. Ahí se nota la veteranía. Oportunidades tendrás de resarcirte.

paco dijo...

Buena decisión, maratones hay muchas y piennas...bueno son dos, pero es que nos hacen falta ambas jeje. Un saludico y habrá que vengarse.

ramonet dijo...

Muchísimo ánimo Ángela, todo corredor sabe lo que jode retirarse,pero también que poder resarcirse lo compensa